BELLA VISTA INTENSIFICA LA ASISTENCIA SOCIAL ANTE LA CRISIS Y EL FRÍO

Malena Luxen, Secretaria de Desarrollo Humano de Bella Vista, destacó los esfuerzos de su Secretaría para atender las necesidades de la comunidad, especialmente en el contexto de una crisis económica cada vez más severa. «Nosotros tenemos un manejo de la Secretaría durante todo el año. Se nota un poco más en invierno cuando se solicitan abrigos o frazadas; nosotros tenemos un programa llamado «Abrigando Corazones» donde repartimos ropa a las personas más necesitadas. Nosotros notamos que hay una crisis económica bastante fuerte y se asiste a las familias en todo lo que se puede; generalmente vienen a buscar alimentos para los chicos. El módulo de alimento tiene arroz, fideos, puré de tomate, aceite, sal, arvejas», indicó.

Respecto a las personas en situación de calle, Luxen informó que, actualmente, hay una sola persona en esa condición, aunque tiene un domicilio. «Hay una sola persona que por ahí se la encuentra durmiendo en determinados lugares pero tiene lugar donde vivir, tiene un domicilio; muchas veces nosotros le ofrecemos llevarlos a su domicilio pero la persona no quiere y al tener la voluntad plena, nosotros no podemos hacer más en esos casos. Hay otras personas que sí había en situación de calle y como no eran de Bella Vista, se le otorgó su pasaje para que vuelva a su casa», dio a conocer.

Luxen también se refirió a las solicitudes de casillas y materiales para construcción que reciben.  «A nosotros por ahí nos piden casillas desde cero pero nosotros solicitamos que por lo menos tengan una base. Se ve mucho también a la gente que procura y a la gente que está cómoda; muchas veces nosotros visitamos al mes y todavía no utilizaron los materiales, en cambio hay personas que nos van mostrando todo el proceso de la construcción de su vivienda», comentó.

La forma de trabajo de la Secretaría incluye la división del área de cobertura en zona norte y sur, con dos trabajadoras sociales que realizan 10 visitas de asistencia social diarias.  «La forma de trabajo es dividir a las dos trabajadoras sociales entre zona norte y sur y por día se hacen 10 visitas de asistencia social. La gente siempre viene, primero tiene una entrevista conmigo o con las asistentes sociales en caso de que yo no pueda; dejan sus datos, nosotros vamos a corroborar y sacamos fotos para hacer un informe», explicó la funcionaria.