ENZO AGUIRRE: A UNA SEMANA DE SU CRIMEN

Hace una semana, ocurrió un homicidio en la habitación 214 del segundo piso del hotel Le Petit Suites, de calle Esmeralda 933 del barrio porteño de Retiro. La víctima fue Enzo Ramón Aguirre, un correntino de 23 que murió de asfixia mecánica por sofocación con un calzoncillo tipo bóxer y una remera que sus homicidas le colocaron dentro de la boca.

Pasó una semana y la causa del hecho todavía no parece del todo clara.

La Comunidad Homosexual Argentina (CHA) desde un primer momento pidió que se investigara el caso como un crimen “por odio de género”, aunque la principal hipótesis que sigue la Fiscal Criminal y Correccional N° 49, Paula Asaro, y los detectives de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad es que se trató de un homicidio en ocasión de robo. Organizaciones de la comunidad Lgbtiq+ salieron a respaldar la teoría de que hay un perseguimiento por la condición sexual. En tal sentido, indicaron que apenas producido el crimen de Enzo, otro joven declaró haber sido víctima de un hecho similar perpetrado por dos hombres que lo amordazaron, pero no concretaron el robo porque apareció un conocido y escaparon.

La organización 100% Diversidad y Derechos presentó un pedido formal para que intervenga en el caso la Unidad Fiscal Especializada de Violencia Contra las Mujeres (Ufem) y personas del colectivo Lgbtiq+: “Es necesario que se garantice la presencia de una perspectiva de crimen por prejuicio desde el inicio de la investigación”, sostuvo Greta Pena, directora ejecutiva de la organización.

Por otro lado, la hipótesis de los investigadores es que el hecho se trató de un homicidio en ocasión de robo, ya que el lugar fue revuelto y no se encontró el celular de la víctima ni el dinero que guardaba en una caja de seguridad.

La fiscal espera que de reportes de las últimas comunicaciones de la víctima y de la actividad de esa línea telefónica surja alguna pista que pueda conducir a los presuntos asesinos.

En las imágenes de las cámaras del hotel, los hombres aparecen con tapabocas, por lo que no es posible determinar su identidad y ahora se aguardan resultados de los peritajes para saber si los asesinos dejaron en la escena algún rastro que permita identificarlos. Fueron vistos entrar a las 23.50 del pasado jueves y 20 minutos después los vieron salir.

Aseguran que Enzo Aguirre, que era trabajador sexual, habría arreglado un encuentro con ellos a través de una plataforma virtual, por lo que su compañero de alquiler le dejó la habitación para concretar el encuentro.

Cerca de la 1 de la madrugada del viernes, el compañero de alquiler del joven regresó y encontró a Aguirre muerto con las manos atadas con precintos detrás de la espalda. La autopsia determinó que la muerte se produjo por asfixia mecánica provocada con un calzoncillo y una remera que los asesinos anudaron dentro de la boca.

El cuerpo también presentaba arañazos en la frente y un golpe en el hombro izquierdo.

FUENTE: DIARIO “EL LITORAL”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *