RADIO EN VIVO

La peste porcino africana (PPA) que redujo en un 50 por ciento del stock porcino de China en los últimos años, amenaza con un rebrote en ese país a través de nuevas variantes del virus. Como si no fuera suficiente con una pandemia, la PPA, que cabe aclarar no afecta a los seres humanos y que parecía un problema superado por China, primer consumidor global de carne de cerdo, vuelve al acecho. En las últimas semanas se encendieron voces de alerta. Las dificultades de producción en China alimentan a las oportunidades en otros países, como la Argentina. Esto no solo implica mayores ventas potenciales de carne de cerdo sino de todo tipo de carne animal, incluida la carne vacuna, lo cual es positivo para el país en términos de divisas pero también suma presión a la inflación local, como se observa en los últimos meses.

La producción global de carne de cerdo se estima en unas 100 millones de toneladas, por debajo de la producción de carne de pollo (136 millones de toneladas) y por encima de la carne vacuna (72 millones). El mercado está dominado por China, principal productor, con casi el 40 por ciento del total, unas 40 millones de toneladas anuales. Le siguen Estados Unidos, Alemania, España, Brasil, Rusia, Vietnam y Canadá.

El nivel de producción mundial viene sufriendo un retroceso en los últimos dos años. Esa caída se explica por el impacto de la peste porcino africana (PPA) en China. La PPA no afecta a humanos pero es muy dañina para el ganado. En los últimos años, retrajo fuertemente la producción de China y también complicó al sector porcino en Europa.

A pesar de que el problema de la PPA parecía resuelto, la demora lógica en la recomposición del stock porcino y el convencimiento de parte de China sobre la necesidad de diversificar el riesgo deslocalizando la producción impulsan las importaciones

FUENTE: PÁGINA 12.

Abrir chat
HOLA.
BIENVENIDO A LA RADIO DE TU CIUDAD