PAULA PARETO VOLVIÓ A TRABAJAR AL HOSPITAL, DONÓ SANGRE POR PRIMERA VEZ Y DEJÓ UN MENSAJE ANTE LA CRISIS POR EL CORONAVIRUS

La campeona olímpica de judo en Río 2016 regresó a sus funciones en San Isidro después de cumplir el aislamiento obligatorio por un viaje a Rusia que había hecho para volver a competir antes de la postergación de los Juegos Olímpicos.

Ella es especial. Además de ser una atleta excepcional, de las mejores que ha dado la historia del deporte argentino, es una persona que siempre busca asistir al otro. Por eso es parte de un programa que asiste a personas carenciadas que necesitan mejorar un espacio donde comen decenas de chicos. Está en su naturaleza ser solidaria.

Paula Pareto es una mujer especial. Por eso se convirtió en la primera deportista en colgarse una medalla dorada en la historia de los Juegos Olímpicos para Argentina. Hoy, a pocas horas de la confirmación de que la última cita olímpica de su carrera se postergó hasta el 2021, la judoca sacó de foco el tatami y se puso el delantal médico para regresar al hospital de San Isidro, su otro lugar en este mundo.

Después de cumplir el aislamiento obligatorio tras su viaje a Rusia, país en el que iba a volver a competir en el Grand Slam de Ekaterimburgo por primera vez tras la operación en las cervicales que afrontó a fines del año pasado -se enteró de la suspensión del torneo por el coronavirus ni bien aterrizó en territorio europeo-, la campeona del mundo de judo en 2015 cumplió el mandato que le exigía su vocación.

Hace unos días, luego que el Comité Olímpico Internacional en conjunto al Comité Organizador de los Juegos Olímpicos tomara la decisión de posponer Tokio 2020 para el año próximo, Pareto también en diálogo con Infobae e hizo hincapié en que hoy, lo más importante no es la competencia deportiva, sino superar la crisis sanitaria que generó el COVID-19 en China y que luego de expandió por el resto del mundo, siendo hoy el epicentro de la enfermedad países como Italia, España y Estados Unidos.

“A la batalla una vez más, algunos desde su casa, nosotros en un hospital, pero siempre unidos en equipo por la misma causa. Nosotros podemos!”, concluyó en uno de sus posteos la campeona olímpico de Río 2016 en los últimos Juegos Olímpicos de Río 2016.

En plena cuarentena, Pareto utilizó otra de sus cualidades para impulsar a sus seguidores a que aprovechen el tiempo durante el aislamiento. Todos los días, en horas de la mañana, su cuenta de Instagram estaba repleta de diferentes circuitos de entrenamiento casero. ¿Cuál fue el objetivo? “Mostrarle a la gente que te la podés rebuscar igual para entrenar estando en casa”.

“En mi caso fue algo que siempre quise hacer, pero por mi peso o por hacer deporte de alta intensidad nunca me dejaron. Hoy, ante la escasez total de dadores, la situación de salud actual que lo necesita más que nunca y la falta de certeza en la vuelta a los entrenamientos de alta intensidad, aprovecho para poder cumplir ese deseo”, mencionó la deportista de 34 años.

A pesar que Argentina no está entre los países con más cantidad de personas infectadas y de muertes, para Pareto las decisiones que tomó el gobierno de Alberto Fernández fueron las correctas. “Es importante que la gente se quede en sus casas para evitar la circulación del virus”, comentó.

Sin los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 a la vista, sin la necesidad de tener que entrenarse para buscar defender su título olímpico que logró hace cuatro años en la ciudad brasileña, Paula Pareto volvió al hospital. Ella lo necesitaba. Y la comunidad de San Isidro, también. Más allá de la desilusión que produjo la postergación del evento multidisciplinario más grande del deporte mundial, Peque ya se puso el traje para afrontar una nueva lucha.

FUENTE: “INFOBAE”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
HOLA.
BIENVENIDO A LA RADIO DE TU CIUDAD