REGISTRARON UN IMPORTANTE DESCENSO DE LA FAUNA SILVESTRE A NIVEL MUNDIAL

Una de las acciones más ambiciosas para llenar el vacío sobre el conteo del descenso de la fauna silvestre se publica cada dos años. Se le conoce como el Índice Planeta Vivo y se trata de una colaboración entre dos organizaciones ecológicas importantes: el Fondo Mundial para la Naturaleza y la Sociedad Zoológica de Londres, pero el informe ha dado como resultado, en repetidas ocasiones, titulares imprecisos cuando los periodistas malinterpretan o exageran los resultados.

La última cifra de la evaluación, publicada el miércoles por 89 autores de todo el mundo, es la más alarmante hasta el momento: de 1970 a 2018, las poblaciones de vertebrados monitoreadas disminuyeron un promedio del 69 por ciento. Eso es más de dos tercios en solo 48 años. Es una cifra impactante con graves implicaciones, en especial cuando las naciones se preparan para reunirse en Montreal este diciembre en un esfuerzo por acordar un nuevo plan global para proteger la biodiversidad, pero ¿significa lo que creemos que significa?

Recuerda que esta cifra solo se refiere a los vertebrados: mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces. No incluye a las criaturas invertebradas, aunque estas constituyen la gran mayoría de las especies animales (los científicos tienen aún menos datos sobre estas). Entonces, ¿se han reducido los vertebrados silvestres en un 69 por ciento desde 1970? No.

El estudio hace un seguimiento de las poblaciones seleccionadas de 5320 especies recopilando todas las investigaciones publicadas y pertinentes que existen y añadiendo más cada año a medida que los datos nuevos lo permiten. Por ejemplo, incluye una población de tiburones ballena en el golfo de México contada desde avionetas que vuelan a baja altura sobre el agua y aves contadas por la cantidad de nidos en los acantilados. Dependiendo de la especie, herramientas como las cámaras ocultas y pruebas como los rastros de excremento ayudan a los científicos a calcular la población en un lugar determinado. La actualización de este año incluye casi 32.000 poblaciones de este tipo.

Resulta tentador pensar que un descenso promedio del 69 por ciento en estas poblaciones significa que esa es la parte de la fauna silvestre vigilada que desapareció, pero no es verdad. Un anexo del informe ofrece un ejemplo de por qué no es así. Imagínate, escriben los autores, que empezamos con tres poblaciones: aves, osos y tiburones. Las aves disminuyen de 25 a 5, lo que representa un descenso del 80 por ciento; los osos se reducen de 50 a 45 animales, es decir, un 10 por ciento; y los tiburones disminuyen de 20 a 8, o el 60 por ciento.

Lo anterior nos da un descenso promedio del 50 por ciento; sin embargo, el número total de animales se redujo de 150 a 92, un descenso de casi el 39 por ciento. El índice está diseñado de esa manera porque busca entender cómo están cambiando las poblaciones a lo largo del tiempo. No mide la cantidad de especímenes presentes.

“El Índice Planeta Vivo en realidad es una visión contemporánea de la salud de las poblaciones que sustentan el funcionamiento de la naturaleza en todo el planeta”, afirmó Rebecca Shaw, científica jefe de WWF y autora del informe. Otro factor importante es la manera en que las poblaciones monitoreadas terminan en el índice. No representan un muestreo amplio y aleatorio, sino que reflejan los datos disponibles. Por lo tanto, es muy probable que haya un sesgo en las especies que se monitorean.

Una de las controversias ha sido si un pequeño número de poblaciones en declive drástico pone en duda los resultados generales. Hace dos años, un estudio publicado en Nature reveló que solo el tres por ciento de las poblaciones presentaban un declive drástico. Cuando se eliminaban estas poblaciones, la tendencia global pasó a ser un aumento.

FUENTE: TN.