EL SUEÑO DEL PIBE: VIAJÓ A CONOCER A MESSI Y DESPUÉS DE UNA LARGA VIGILIA, LO LOGRÓ

Juan Polcan, es un jugador de fútbol sala desde 2016 en Banfield que viajó a Italia en agosto de 2022 para continuar con su carrera. Jamás imaginó que meses después, conocería al máximo astro del fútbol mundial. Con la idolatría que creció en Messi después del mundial, decidió viajar a París, aguardó durante diez horas a la Pulga en la puerta de su casa a la espera de un milagro que finalmente ocurrió. “Uno no creía y al mismo tiempo cree. Uno siempre lo ve como algo imposible y al mismo tiempo confía. Lo que terminó pasando, quedó para toda la vida. yo juego futsal en Italia y en el torneo que jugamos, la cantidad de equipos es impar, entonces tengo una semana libre: saqué un vuelo a Londres, tres días y tres días a París. Yo quería ver a Leo”, dijo el joven en LA MAÑANA DE LA RADIO.

El jugador relató cómo fue el proceso para llegar hasta la casa del argentino, que comenzó hace unos meses. “Averigüé por un chico que vive en París. Después de media hora, llego a una calle y se me acerca alguien y me dice: hasta ahí. La casa de Messi pasa bastante desapercibida. Yo hablo inglés pero no me dieron bolilla, tenía la información de que 09:05 salía de su casa en la camioneta, ahí le hablo al de seguridad y me dice: “a las 13:00 horas vuelve”. Me fui y volví a las 11:00 horas, ahí ya estaba con dos argentinos más”, recordó.

Hasta llegar al domicilio de Messi, tardó 45 minutos y entre ideas y vueltas su sueño comenzó a desmoronarse, pero no siempre todo es lo que parece. «A las 13:00 él vuelve pero lo hizo rápido, ahí los de seguridad nos dijeron que nos vayamos pero no me fui. A las 15:00 sale Antonela y nos dice que iría a buscar a los chicos, vuelve a las 18:00 y no nos vio. Se nos fue la ilusión, viene el de seguridad nuevamente que estaba enojado y me dice que llamaría a la policía. Ahí agarro todo, vemos que Antonela que nos llama por la ventana, pasan 30 segundos, se abre la puerta y nos encontramos con él”, narró.

Emocionado y con un hilo de palabras que salía de su boca, dedicó un sentido mensaje a su ídolo y dio por concluido su sueño que recordará para toda la vida. “Él siempre predispuesto y sencillo. Le di un abrazo, me firmó y con eso me hice un tatuaje. Da  la casualidad de que el chico que se sumó era tatuador. Hay un video en el que se ve que yo estoy haciendo las fotos y me trabo, me puse muy nervioso. Me escuchó y me agradeció por las palabras. Cuando le di el brazo para que firme, me temblaba el brazo y el me dice que esté tranquilo. Pasó tiempo pero lo sigo disfrutando”, declaró el jugador.