LA TARIFA DE LUZ TENDRÁ UN AUMENTO DEL 200 % POR LA QUITA DE SUBSIDIOS

Los subsidios de los últimos 20 años crearon una situación irreal e insostenible en el sistema energético argentino, afectando a todos los usuarios del país. Las consecuencias del atraso en las tarifas pega fuerte en la sociedad.

En enero, el ministro de Economía de la Nación, Luis Caputo, y el presidente Javier Milei celebraron que el país volviera a tener superávit fiscal después de más de 10 años. Para lograrlo tomaron una serie de decisiones. Ese mes, no pagaron lo adeudado a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa). En febrero, Cammesa pidió $ 870.000 millones al Tesoro. El 28 de ese mes solo le dieron $ 140.000 millones, que es únicamente el 16 % de lo que solicitaron.

La decisión de quitar los subsidios y las deudas del Gobierno nacional con Cammesa repercute directamente en las tarifas de energía.

Sumado a lo anterior, el costo del transporte de energía subió un 1.300 %, poniendo en riesgo a las distribuidoras como la DPEC (en Corrientes), Secheep y Refsa, que son las últimas en la cadena de suministro.

Organizarse y usar la energía de manera inteligente, ayudará a consumir de forma responsable.

Se hace evidente que la población debe empezar a cuidar la energía de otra manera y, en este sentido, Corrientes tiene un consumo mayor que otras provincias.

En estos meses, la Dirección Provincial de Energía (DPEC) enviará facturas con un aumento del 200 %, debido al atraso del Gobierno nacional anterior y a la actualización de las tarifas. El impacto total se notará recién en mayo.

La decisión nacional tomó por sorpresa a las provincias, que sufren por el recorte brusco y no gradual de las tarifas. Desde el Gobierno de Corrientes buscan las formas de aminorar el impacto en los consumidores.

En esta línea, a comienzos de este mes, hubo una reunión en Buenos Aires entre ministros provinciales y autoridades de Economía de la Nación. Por Corrientes, asistió el ministro de Hacienda, Marcelo Rivas Piasentini. En la ocasión, las provincias reclamaron por: financiamiento educativo, financiamiento de obras públicas, posibilidad de endeudamiento para obras públicas, y subsidios para el transporte público y para financiar energía eléctrica, entre otros.

El impacto en los bolsillos de la población por la quita de subsidios ya es un hecho que golpea a las provincias argentinas.

FUENTE: REPÚBLICA DE CORRIENTES.