PELIGRA LA LEY ÓMNIBUS: SESIÓN LEVANTADA Y PROYECTO QUE VUELVE A COMISIÓN

Con el presidente Javier Milei en medio de una gira internacional, el Gobierno decidió interrumpir abruptamente el debate por la Ley Ómnibus que se estaba dando en la Cámara de Diputados y enviar el proyecto de nuevo a comisión, ante la falta de apoyo por parte de la oposición, y ahora el proceso parlamentario comenzará desde cero.

A pesar de las múltiples negociaciones que se sucedieron desde que el paquete de reformas fue enviado al Congreso, a fines de diciembre pasado, el oficialismo no recibió el respaldo del resto de los bloques en el recinto para aprobar artículos que la Casa Rosada considera claves.

Puntualmente, las autoridades nacionales dieron la orden de retirar el texto luego de que se rechazaran determinados incisos vinculados a las facultades delegadas que el Poder Ejecutivo pretendía obtener, como contracara de la declaración de la emergencia en diferentes materias.

El ministro del Interior, Guillermo Francos, que a lo largo de las últimas semanas trabajó para tratar de llegar a un acuerdo con la denominada oposición “dialoguista” y que, de esa manera, avanzara la ley, acusó a los gobernadores de incumplir su palabra.

“De entrada vimos la falta de voluntad de la mayoría de acompañar las propuestas de modificación que planteaba el Gobierno nacional y se rechazaron las facultades delegadas más importantes que permitieran desregular, reorganizar el Estado y demás. Entonces, de esa forma, no tenía sentido avanzar en el tratamiento de la ley, porque perdía su esencia”, explicó el funcionario en un diálogo con periodistas.

Al respecto, el ministro señaló que “ahora, en comisión, se verá si es factible revertirlo o no”, pero aseguró que “el presidente Milei no se va a quedar de brazos cruzados” y que gestionará “con los elementos que la Constitución permite, que puede ser la consulta popular, los decretos de necesidad y urgencia, entre otros”.

“Nosotros no tenemos nada que tratar en la cuestión fiscal, hoy nosotros seguiremos gobernando con los elementos que tenemos y, obviamente, los gobernadores también tendrán que seguir gobernando con los elementos que tienen, es decir, el impuesto PAIS, Ganancias y demás no lo vamos a tratar. Esto estaba sujeto a que se tratara en esta Ley, de modo que, si no se aprobó la Ley…”, agregó.

Asimismo, Francos remarcó que es importante ver “la responsabilidad de quienes votaron con la Unión por la Patria” en contra de las facultades delegadas, el artículo 3 y 4 del paquete de reformas, que fueron aprobadas, aunque con varios cambios.

Las pretensiones originales del oficialismo se vieron fuertemente recortadas por presión de los bloques de la oposición dialoguista y de los gobernadores. Cuando se presentó la Ley de Bases, el Poder Ejecutivo pedía la declaración de 11 emergencias: económica, administrativa, financiera, fiscal, social, previsional, de seguridad, defensa, tarifaria, energética y sanitaria. A su vez, buscaba que se extendieran por dos años, prorrogables por otros dos.

Tras varias rondas de negociaciones y reescrituras, finalmente se aprobaron seis emergencias: económica, financiera, de seguridad, tarifaria, energética y administrativa. Es decir, se eliminaron aquellas en materia fiscal, social, previsional, sanitaria y en defensa. Además, solo serán por el plazo de un año, prorrogable por otro más y bajo aprobación del Congreso.

No obstante, las adversidades para el Gobierno continuaron: al momento de tratar las bases que regulan las delegaciones que pretendía el Poder Ejecutivo, el radicalismo propuso una moción de orden para votar cada inciso por separado.

Así, se rechazaron los incisos H, que permitía transformar, modificar, unificar o eliminar fideicomisos o fondos fiduciarios -que impactan directamente en las provincias-; el I, que habilitaba a regular y reordenar el sector energético; y el J, que apuntaba a fortalecer la actuación de las Fuerzas Federales de Seguridad.

En esta línea, la Oficina del Presidente emitió un comunicado en el que remarcó que el oficialismo no va “a seguir discutiendo con quienes exigen mantener sus privilegios, mientras el 63% de los chicos argentinos no come” y se subrayó que “la ley se debatirá cuando entiendan que es el pueblo quien la necesita”.

“Este martes, los gobernadores tomaron la decisión de destruir la ‘Ley Bases y Puntos para la Libertad de los Argentinos’ artículo por artículo, horas después de acordar acompañarla. Decidieron darle la espalda a los argentinos para proteger sus intereses e impedir que el Gobierno Nacional cuente con las herramientas para resolver los problemas estructurales de la Argentina. Llegaron a sus puestos y bancas levantando las banderas del cambio, para hoy traicionar a sus votantes”, se agregó.

FUENTE: INFOBAE.