Los cambios introducidos en la draconiana ley rusa sobre “agentes extranjeros” amenazan con cerrar algunas de las organizaciones de derechos más antiguas del país, incluso revirtiendo las victorias de disidentes como Andrei Sájarov en los últimos años de la Unión Soviética.

A medida que el Kremlin refuerza su control, las nuevas normas significan que cualquiera que publique opiniones críticas con las autoridades en las redes sociales y que supuestamente reciba donaciones o pagos del extranjero puede ser nombrado agente extranjero, un término que en Rusia tiene el significado de espía o traidor.

La ley de agentes extranjeros ha sido una herramienta muy eficaz de las autoridades para acosar y fragmentar a los activistas prodemocráticos de Rusia y a otras personas, una parte más de la amplia represión de los críticos del Kremlin bajo el mandato del presidente Vladimir Putin.

Las sanciones, que entraron en vigor en marzo, pueden suponer hasta cinco años de cárcel para quienes no obedezcan la orden del gobierno de registrarse como agentes extranjeros o no presenten informes periódicos detallados de todos sus planes, actividades y finanzas.

FUENTE: “INFOBAE”.

Abrir chat
HOLA.
BIENVENIDO A LA RADIO DE TU CIUDAD