SEGÚN ESTUDIOS, LA CONTAMINACIÓN DEL AIRE PUEDE DESENCADENAR CÁNCER DE PULMÓN

El cambio climático y el aumento de la polución pueden convertirse en factores de riesgo para el cáncer de pulmón. En el marco del Congreso ESMO 2022 organizado en París por la Sociedad Europea de Oncología Médica, especialistas revelaron un mecanismo a través del cual partículas contaminantes muy pequeñas en el aire pueden desencadenar esta patología oncológica en personas que nunca han fumado. Estos hallazgos pueden allanar el camino para nuevos enfoques de prevención y desarrollo de terapias. Científicos del Instituto Francis Crick y el University College London expusieron en su ponencia que las partículas, que normalmente se encuentran en los gases de escape de los vehículos y el humo de los combustibles fósiles, están asociadas con el riesgo de cáncer de pulmón de células no pequeñas (CPCNP), lo que representa más de 250.000 muertes en todo el mundo por año.

“Las mismas partículas en el aire derivadas de la combustión de combustibles fósiles, que exacerban el cambio climático, están impactando directamente en la salud humana a través de un importante y previamente pasado por alto mecanismo causante de cáncer en las células pulmonares. El riesgo de cáncer de pulmón por la contaminación del aire es menor que por fumar, pero no tenemos control sobre lo que todos respiramos”, indicó el oncólogo Charles Swanton, director del Instituto Francis Crick y Cancer Research UK de Londres, quien presentó los resultados de la investigación en el Simposio ESMO 2022.

El especialista señaló que en el mundo, más personas están expuestas a niveles peligrosos de contaminación del aire que a sustancias químicas tóxicas en el humo del cigarrillo, y estos nuevos datos vinculan la importancia de abordar la salud climática para mejorar la salud humana. Los nuevos hallazgos se basan en investigaciones en humanos y de laboratorio sobre mutaciones en un gen llamado EGFR que se observan en aproximadamente la mitad de las personas con cáncer de pulmón que nunca han fumado.

La investigación, que fue realizada sobre una muestra de medio millón de personas residentes en Inglaterra, Corea del Sur y Taiwán, reveló que la exposición a concentraciones crecientes de partículas suspendidas en el aire (PM2.5) está vinculado a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. En los estudios de laboratorio, los científicos del Instituto Francis Crick demostraron que las mismas partículas contaminantes (PM2.5) promovieron cambios rápidos en las células de las vías respiratorias que tenían mutaciones en EGFR y en otro gen relacionado con el cáncer de pulmón llamado KRAS, llevándolas hacia una célula madre cancerosa.

También encontraron que la contaminación del aire impulsa la entrada de macrófagos que liberan el mediador inflamatorio, la interleucina-1β, lo que impulsa la expansión de las células con las mutaciones de EGFR en respuesta a la exposición a PM2.5, y que el bloqueo de la interleucina-1β inhibe la iniciación del cáncer de pulmón. Estos hallazgos fueron consistentes con los datos de un gran ensayo clínico anterior que mostró una reducción dependiente de la dosis en la incidencia de cáncer de pulmón cuando las personas fueron tratadas con el anticuerpo anti-IL1β, llamado canakinumab.

En una serie final de experimentos, el equipo de Francis Crick utilizó perfiles mutacionales ultraprofundos de última generación de pequeñas muestras de tejido pulmonar normal y encontró mutaciones en el 18 % y el 33 % de las muestras de pulmón normal, respectivamente. Los investigadores anticiparon que el siguiente paso es descubrir por qué algunas células pulmonares con mutaciones se vuelven cancerosas cuando se exponen a contaminantes, mientras que otras no lo hacen.

FUENTE: «INFOBAE».