CIENTÍFICOS COMBINARON LA CEPA WUHAN CON ÓMICRON: ESTUDIARÁN LA GENERACIÓN DE CUADROS MÁS LEVES

Mientras la pandemia sigue presente y Ómicron se mantiene vigente en todo el planeta, un grupo de científicos de la Universidad de Boston definió conocer las razones de que esta variante genere cuadros más leves, pese a su alta transmisibilidad. Con ese objetivo en mente, combinaron la proteína S de la BA.1 con la versión original surgida en Wuhan. Lo que provocó que este virus híbrido se convirtiera en una versión un 80% más letal que las anteriores.

Según indicaron en el trabajo que se desarrolló en ratones y que fue publicado en bioRxiv como preprint, que aún no cuenta con validación de pares, este “nuevo” patógeno “se replica de manera eficiente en líneas celulares y células pulmonares”, siendo que “las mutaciones en (la proteína) S no explican completamente la capacidad de replicación atenuada de Ómicron en células humanas cultivadas”.

“La variante Ómicron (BA.1) del SARS-CoV-2, predominante a nivel mundial y recientemente identificada, es altamente transmisible, incluso en personas completamente vacunadas, y causa una enfermedad atenuada en comparación con otras variantes virales importantes reconocidas hasta la fecha”, afirmaron los científicos en el documento, al tiempo que indicaron que el objetivo de esta investigación era determinar si “el escape de la vacuna de Ómicron se define por mutaciones en S” o si “los principales determinantes de la patogenicidad viral residen fuera de S”.

Los científicos explicaron que la proteína espiga (S) de Ómicron cuenta con “un número inusualmente grande de mutaciones”, las cuales son consideradas como “principales impulsores de estos fenotipos”. Es por eso que, para determinar su comportamiento, los investigadores de Boston generaron un “SARS-CoV-2 recombinante quimérico que codifica el gen S de Ómicron en la columna vertebral de un aislado ancestral de SARS-CoV-2″. O dicho en otras palabras, combinaron a la versión BA.1 de Ómicron con el virus surgido en Wuhan.

Los resultados fueron determinantes, “el virus portador de Ómicron S escapa con fuerza a la inmunidad humoral inducida por la vacuna”, es decir que evade la respuesta inmune que genera la vacunación, como consecuencia de las mutaciones que presenta en “la unión al receptor (RBM)”. Esto último ocurre como consecuencia de las particularidades que tiene en la corona (que le da nombre al patógeno).

Hasta aquí, según indicaron, su comportamiento fue igual a la BA.1 original. Sin embargo, la denominada Ómicron S demostró que “se replica de manera eficiente en líneas celulares y células pulmonares distales de tipo primario”, es decir que esta combinación “inflige una enfermedad grave con una tasa de mortalidad del 80%”. “Esto indica que, si bien el escape de la vacuna de Ómicron se define por mutaciones en S, los principales determinantes de la patogenicidad viral residen fuera de S”, explicaron. Dicho de otra manera, mientras que la capacidad de infectar se encuentra en la proteína S, su letalidad no está en ese lugar.

FUENTE: «INFOBAE».