FUGA DE DÓLARES: ARGENTINA CONSOLIDA LAZOS DE COOPERACIÓN CON EE.UU.

El ministro de Economía, Sergio Massa, y el embajador de Estados Unidos en la Argentina, Marc Stanley, firmaron este lunes un Acuerdo de intercambio automático de información tributaria entre Argentina y ese país. Massa destacó el hecho como «un paso muy importante», ya que le permitiría al Estado acceder a la información sobre fondos, se estima, por unos 100 mil millones de dólares fugados hacia Estados Unidos y que pertenecen a residentes argentinos que no los tienen declarados en el país.

El acuerdo entrará en vigencia el primero de enero y, a partir de ese momento, por primera vez Argentina accederá «en forma masiva» a contar con los datos de «todas las cuentas abiertas por residentes argentinos, ya sea a su nombre individual o como responsables de una sociedad, los saldos, los movimentos y hasta las rentas obtenidas por intereses, utilidades o dividendos que pudieran haber obtenido y acreditado en ese país», indicó una fuente oficial, ampliando los dichos del ministro. Este lunes, por la tarde, autoridades del equipo económico mantuvieron una reunión con representantes del sector bancario argentino para informarlos acerca de las obligaciones que deberán asumir frente a este acuerdo, en relación a cuentas abiertas en el país por residentes estadounidenses. Es la contraparte del acuerdo recíproco de información.

Por otra parte, las autoridades nacionales ratificaron que en los próximos días se enviará al Congreso Nacional el proyecto de ley para la apertura de un nuevo proceso de exteriorización o blanqueo de fondos no declarados, para darle la posibilidad a quienes pudieran tener activos en el exterior en tales condiciones puedan regularizarlos antes de ser detectados a través del nuevo régimen de intercambio de información.

Para Sergio Massa, este acuerdo marca un salto de calidad en la relación con Estados Unidos. «Este es un enorme gesto de confianza del gobierno de los Estados Unidos hacia el gobierno argentino, en una relación que nació allá por 1823, cuando reconocían a las provincias unidas del Río de la Plata y su autonomía y que hoy, con este acuerdo, comienza un capítulo aún más profundo y más maduro en términos de relaciones», subrayó. También los bancos y aseguradoras con sede en la Argentina tendrán que adaptar sus sistemas para contestar los eventuales requerimientos que formulen las autoridades estadounidenses sobre ciudadanos de ese país.

En el Palacio de Hacienda apuntan a los contribuyentes que ingresaron en el blanqueo implementado durante la administración de Mauricio Macri declarando los activos que poseían en los paises de la OCDE que en aquel momento ingresaron en un régimen de intercambio de información similar al que ahora se firmó con Estados Unidos. Pero se refugiaron en el vacío de información respecto de los activos en EEUU porque no participaba del acuerdo de entonces. Ahora, en cambio, estarán comprendidos en el nuevo acuerdo y serán objeto de investigación por parte del fisco. Si no declararan esos activos en el nuevo blanqueo y fueran detectados por la AFIP, se caerían sus derechos del anterior blanqueo, remarcó una fuente oficial.

Según aclararon las mismas fuentes, a partir del nuevo acuerdo Estados Unidos informará una vez al año (cada 30 de septiembre) en forma masiva sobre los saldos de cuentas de argentinos en su país al 31 de diciembre anterior, pero ya desde el próximo 1° de enero la AFIP tendrá acceso a esa información para procedimientos de fiscalización que considere necesario hacer.

“Nadie creía que esto iba a pasar, como también dudaron que se lograría levantar el secreto bancario de Uruguay o Suiza, pero las relaciones en el mundo financiero están cambiando y hoy hay una gran preocupación de muchos por este acuerdo, que finalmente se firmó y va a estar plenamente operativos en pocas semanas», confió una fuente oficial. «A partir de este acuerdo, ningún banco estadounidense podrá negarse a dar información, ni seleccionar sobre cuál cliente informa y cuál no, y esto es un gran salto», graficó.

FUENTE: PÁGINA 12.