SUPERGUSANOS QUE COMEN PLÁSTICO: LA CLAVE PARA EL RECICLAJE

El aumento de la contaminación plástica es un problema ambiental de envergadura, y una forma de contrarrestar esta tendencia es adoptar una economía circular, en la que los materiales usados se reciclen, en lugar de desecharse. Un paso importante para facilitar este proceso es crear nuevos enfoques para reciclar los desechos plásticos en productos de consumo deseables.

Es probable que la degradación y conversión microbiana del plástico desempeñe un papel considerable en la configuración de una economía circular, mediante la ingeniería de microbios o sus enzimas para reciclar los desechos.

Un primer paso hacia la realización de este objetivo es identificar los microbios que pueden degradar el poliestireno e investigar las enzimas y vías involucradas. En este sentido, investigadores de la Universidad de Queensland en Australia han descubierto que el denominado “supergusano” Zophobas morio común puede comer poliestireno, gracias a una enzima bacteriana en su intestino. Sus hallazgos acaban de publicarse en la revista especializada Microbial Genomics.

Los especialistas del Centro Australiano de Ecogenómica, pertenecinente a la Facultad de Química y Biociencias Moleculares de la Universidad de Queensland, indicaron que su “estudio representa el primer análisis metagenómico de un microbioma intestinal de insectos en una dieta de poliestireno”.

Es decir que, en su proceso pudieron detectar que esta especie, identifica bacterias con capacidades degradantes de poliestireno y estireno, e infiere enzimas y vías involucradas en estas reacciones. Por lo tanto, “los resultados contribuyen a comprender la degradación microbiana del poliestireno y proporcionarán una base para futuras investigaciones sobre el reciclaje microbiano de los desechos plásticos”, señalaron en el documento.

La técnica utilizada por los investigadores llamada metagenómica se dispone para encontrar varias enzimas codificadas con la capacidad de degradar el poliestireno y el estireno. El objetivo a largo plazo es diseñar enzimas para degradar los residuos plásticos en plantas de reciclaje mediante trituración mecánica, seguida de biodegradación enzimática.

Se espera que este bio-upcycling incentive el reciclaje de desechos plásticos y reduzca los vertederos. El coautor de la investigación Jiarui Sun agregó que “el objetivo es cultivar bacterias intestinales en el laboratorio y probar más a fondo su capacidad para degradar el poliestireno. Entonces tendremos la oportunidad de ver cómo podemos mejorar este proceso al nivel requerido para montar una planta de reciclaje completa”.

Los plásticos son polímeros orgánicos económicos y ampliamente utilizados, pero su alta durabilidad dificulta la biodegradación. El poliestireno, incluido el poliestireno extruido (también conocido como espuma de poliestireno), se encuentra entre los plásticos más comúnmente producidos en todo el mundo y es resistente a la degradación microbiana.

FUENTE: “INFOBAE”.

Abrir chat
1
HOLA.
BIENVENIDO A LA RADIO DE TU CIUDAD