ADIÓS A LA CLASE MEDIA: 6 DE CADA 10 ARGENTINOS SE AUTOPERCIBEN POBRES

La clase media argentina: ese gran ideal, la aspiración máxima de un país que siempre se enorgulleció de ser, justamente, un “país de clase media”. Los pilares de ese gran conjunto empezaron a flaquear: ingresos erosionados por la alta inflación, devaluaciones, dificultades para acceder a la casa propia y un trabajo formal que ya ni siquiera garantiza la salida de la pobreza. Hoy, en cambio, más y más argentinos se autoperciben de clase baja.

Es más, seis de cada 10 argentinos reconocen que son (o se sienten) de clase media baja o baja. En cambio, cuatro de cada 10 se autoperciben de “clase media típica” y un porcentaje menor de clase media alta o alta, según un informe de la consultora Moiguer y Asociados al que TN accedió en exclusiva. “Argentina es un país que estuvo históricamente fragmentado, pero que se construía bajo el imaginario de clase media, sostenido en la idea de la movilidad social ascendente. Hoy nos encontramos con otra realidad: una estructura social donde los extremos son cada vez más fijos”, señala el informe de la consultora.

El problema, señala Fernando Moiguer, director de la consultora, es que aunque la Argentina crezca a tasas chinas durante cerca de una década, la base de la pirámide está cada vez más asentada. Y estar asentada, en este caso, es una palabra con tinte negativo. Un 50% de la clase baja superior y un 91% de la clase baja ya son “crónicos”, es decir, están en posiciones casi inamovibles hacia arriba, según el informe. “Hay escasísima movilidad social -apunta Moiguer-. Nos estamos pareciendo más a otros países de América Latina como Bolivia o Chile”.

Se estima que alrededor de un tercio de los asalariados formales es pobre. “No solo trabajar no garantiza el pase a la clase media, sino que la actual situación es una de movilidad social descendente”, puntualiza Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social (ODSA) de la Universidad Católica Argentina (UCA). El principal problema, señala Salvia, es la pérdida persistente del salario real frente a la alta inflación. “Esto no es durante un semestre o dos, es un dato estructural: este estancamiento viene desde 2007, salvo alguna burbuja en el medio”, dice.

Lo que termina generando, concluye, es un deterioro de la capacidad de inversión y ahorro. Eso se traduce en menos inversión en una ampliación de la vivienda -lo que lleva a mayor hacinamiento-, menos recursos para educación y salud y menor inversión en cuestiones básicas de calidad de vida como organizarse entre vecinos para podar en el barrio o para sanear un espejo de agua contaminante. Allí reside la dificultad para dar un salto desde la base de la pirámide.

FUENTE: TN.