LA NUEVA ETAPA QUE SE ABRE PARA LOS BONOS Y EL DÓLAR

La mayor debilidad de la divisa de EEUU en el mercado mundial no afectará la demanda de los ahorristas locales y el cambio de expectativas no alcanzaría a frenar la presión sobre las reservas.

El reciente anuncio del chairman de la Reserva Federal de EEUU, Jerome Powell, de que mantendría las tasas de interés por el piso aun si la inflación norteamericana supera el 2% anual, es una noticia favorable que recibió últimamente el equipo económico, casi a la par del exitoso resultado del canje de deuda, que ahuyentó el fantasma del default.

La decisión de la Fed, explicó en su último informe la consultora Analytica, de los economistas Rodrígo Álvarez y Ricardo Delgado, es una oportunidad para economías como la argentina, pues “un dólar débil asegura mayores oportunidades para acceder al crédito y flujos de capitales dispuestos a ir hacia las economías emergentes” y podría también podría impulsar una tendencia alcista de las materias primas para los próximos meses.

En lo inmediato, el costo del endeudamiento o riesgo-país de la Argentina, hoy cercano al 22% declinará fuertemente “pero sin llegar a los niveles de Brasil (3%), Colombia (2,5%) o Perú (1,1%)”, lista el informe. El gobierno nacional ha dicho que no volverá a los mercados internacionales. Necesitadas de crédito, empresas y provincias podrían verse atraídas, pero el pasado inmediato no ayuda.

Entre 2016 y 2019 las empresas realizaron 114 colocaciones por un total de USD 15.100 millones, a una tasa promedio del 7,6%. Dos tercios de esos fondos fueron para el sector energético, 22% para el industrial, 10% para el financiero y sólo 1% para el agro. Pero es muy difícil que el sector privado pueda a corto plazo endeudarse a esas tasas, lo más realista serían tasas del 11%, con suerte accesibles a algún proyecto energético.

En tanto, entre 2016 y 2018, nada menos que 14 provincias (Buenos Aires, Chubut, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, La Rioja, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Santa Fe, Tierra del Fuego, Chaco, CABA y Salta) hicieron 31 colocaciones de deuda en dólares por USD 12.300 millones, a una tasa promedio del 7,7%”, precisa Analytica. Casi todas están en proceso de restructuración de pasivos. A lo sumo, dice el informe, podrían aprovechar el bajo costo del financiamiento internacional mediante líneas de créditos específicas para proyectos que garanticen futuros ingresos de divisas.

FUENTE: “INFOBAE”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *