MUNDIAL DE QATAR: ARGENTINA, POR SEXTA VEZ EN UNA FINAL

El sueño está cerca, al alcance de la mano. Se presenta nuevamente seductor como en las cinco veces anteriores en las que Argentina jugó la final del Mundial. Ahora, en Qatar 2022, será la segunda para Lionel Messi, quien de este modo iguala a Diego Maradona en la cantidad de citas definitorias. La Selección jugará este domingo por sexta vez en su historia por el desafío de conocer el dato que pocos conocieron y, sobre todo, sintieron: saber cuánto pesa la Copa del Mundo.

El resultado cerrado con formato de goleada, el 3-0 contra Croacia, le permitirá al equipo de Lionel Scaloni presentarse a la cita en el Estadio Lusail del 18 de julio. La fecha que las 32 selecciones miraron cuando comenzó la aventura en Doha. Y a la que sólo dos llegarán. Para la Argentina será la oportunidad de empatar su propio historial en la definición de un Mundial, porque en las cinco que lleva disputadas ganó dos y perdió las tres restantes. Se coronó en 1978 y 1986, se llenó de frustración en 1930, 1990 y 2014. Además, la Selección se sumó al podio de las selecciones con más finales en un Mundial: Alemania lidera la lista con 8 y lo siguen Brasil (7), Italia y Argentina (6).

La Selección disputó la primera final de la historia de la Copa del Mundo. Fue ante el anfitrión Uruguay, en el estadio Centenario de Montevideo, que venció 4 a 2 al conjunto argentino. Sin embargo, la final quedará en la historia por el mito de la pelota utilizada. Como ambos equipos quería jugar con su balón, el árbitro belga John Langenus lo determinó mediante un sorteo, que ganó el capitán argentino.

La segunda final del mundo la jugó frente a Países Bajos en territorio argentino, cuando el país atravesaba una de las dictaduras militares más sangrientas de su historia. En este contexto, la Argentina dirigida por César Luis Menotti logró alcanzar su segunda final tras finalizar segunda del Grupo 1, que compartió con Italia (líder del grupo), Francia y Hungría.

Luego, clasificó milagrosamente en la segunda fase luego de vencer 2 a 0 a Polonia, empatar 0 a 0 con Brasil y vencer por goleada (6 a 0) a Perú en el partido definitorio. Al igualar en puntos con Brasil, el seleccionado argentino accedió a la final de la Copa del Mundo por diferencia de gol. En la final enfrentó a uno de los mejores equipos de la historia de Países Bajos, que no contó con la presencia de Johan Cruyff, la gran ausencia en el Mundial. El partido se disputó en el Monumental, el 25 de junio de 1978. Tras empatar 1 a 1 en el tiempo regular (goles de Mario Kempes y Dick Nanninga), la Selección argentina se coronó gracias al segundo gol del Matador y el 3 a 1 final de Daniel Bertoni.

La tercera final del mundo para el seleccionado argentino llegó en el Mundial de México 1986, luego de que el equipo clasificara milagrosamente al torneo y llegara cuestionado por los medios de comunicación y la propia hinchada. Sin embargo, el equipo de Carlos Salvador Bilardo se entrenó en enero en Tilcara y llegó en óptimas condiciones a la competencia. Cuando parecía que el partido iba al suplementario, un gran pase de Maradona y una mejor definición de Jorge Burruchaga le dieron al país su segundo título. La de Diego fue la actuación individual más notable de las registradas en la historia de la Copa.

La Selección llegó al Mundial de Italia 1990 como uno de los grandes candidatos a quedarse con el título. Sin embargo, el camino empezó sinuoso con la derrota en el debut ante Camerún. El triunfo ante la Unión Soviética y el empate con Rumania le permitieron clasificar como uno de los mejores terceros, aunque el cuadro parecía considerablemente desfavorable.

El equipo dirigido por Alejandro Sabella y liderado futbolísticamente por Lionel Messi y Javier Mascherano llegó al Mundial de Brasil tras haber dejado grandes muestras de fútbol en las Eliminatorias. Pero durante la Copa del Mundo se volvió un equipo mucho más pragmático y sin tantos jugadores ofensivos.

Al igual que en semifinales, el partido se extendió hasta el tiempo suplementario, donde Mario Götze marcó el único gol a los 113 minutos. Messi fue elegido como el mejor jugador del torneo: su imagen mirando la Copa del Mundo mientras iba a buscar el premio es una de las postales más tristes de la Argentina en su paso por los Mundiales de fútbol. En Qatar tiene la revancha.

FUENTE: TN.